Municipalidades

Municipalidad de Estación Central

 
Estación Central es la “puerta de entrada a la ciudad”. Una comuna emplazada en el área céntrica de Santiago que debe su nombre a la Estación Central de Ferrocarriles.Este sector, anteriormente conocido como Chuchunco, logró su autonomía municipal el 1° de febrero de 1985, conformando su actual territorio con las áreas periféricas de las comunas de Santiago, Quinta Normal, Pudahuel y Maipú, sumando una superficie total de 1.500 Ha.
 
La Revolución Industrial aparejó grandes innovaciones tecnológicas en los métodos de producción, comunicación y transporte a nivel mundial. Chile no se quedó atrás, y durante la segunda mitad del siglo XIX nuestra capital albergó grandes proyectos urbanísticos y arquitectónicos, como el Mercado Central, el Museo de Bellas Artes, los Tribunales de Justicia, la Estación Mapocho y la emblemática Estación Central.

 

Estas últimas, pertenecientes a la primera línea férrea que se construyó en nuestro país entre Caldera y Copiapó, que posteriormente pasaron a ser la entrada a la capital en el tramo Valparaíso – Santiago y la Red Sur.
 

Municipalidad de Providencia


Fue el 25 de febrero de 1897 cuando el entonces Presidente Federico Errázuriz Echaurren decretó la división de la comuna de Ñuñoa, creando así una nueva comuna en el oriente de Santiago con sólo 5.000 habitantes. 

La existencia del Convento de «Las Monjas de la Providencia», ubicado en la acera sur del principal camino, motivó que los habitantes llamaran esa vía el «Callejón de la Providencia», dando origen al nombre de la comuna.

Los comienzos de Providencia fueron precarios: no existía luz eléctrica, escuelas ni edificio municipal.

El año 1910 trajo consigo importantes adelantos: abre sus puertas el Liceo José Victorino Lastarria, se decreta como obligación el pago de patente a los vehículos y se dictan además, las primeras ordenanzas de tránsito.

Con los ingresos provenientes de estos impuestos y de los nuevos avalúos de la época, comienza una era de gran progreso: se empiedran las calles, se construyen veredas y se colocan lámparas a gas. 

Ocho años después se instala la luz eléctrica, se dividen los fundos y chacras, formándose pequeñas quintas con huertos frutales en el barrio Manuel Montt y Salvador, donde llegan las primeras familias de Santiago. 

En 1925 se urbaniza el fundo Los Leones que comprendía todo el sector entre Pedro de Valdivia y el canal San Carlos. También en esos años se efectúan los trabajos de relleno del rio Mapocho, lo que permite formar la Avenida Costanera y el Parque Balmaceda. 

Se inicia así un período de progreso y desarrollo de la nueva comuna de Providencia.

 

Municipalidad de Santiago

 

La ciudad de Santiago fue fundada el 12 de febrero de 1541. Más de 350 años son historia que transcurre dentro del territorio de esta comuna; y los últimos 95 han sido, básicamente, expansión residencial, referida funcionalmente a su centro. La historia de la comuna es la historia de la ciudad.

 

La ciudad funcional del siglo XVI ya define geográficamente lo que es hasta hoy el corazón mismo de la metrópolis y del país. Se sitúa a los pies del cerro Santa Lucía entre definidos límites naturales, Río Mapocho y Cañada, con su centro político, administrativo y social en la Plaza de Armas. Este núcleo crece ordenadamente hacia el poniente, en un esquema que satisface sus necesidades por tres siglos.

 

La Constitución de la República de 1810, al designar a Santiago como su Capital y centro de funciones políticas y administrativas -junto con su apogeo económico- lo someten a un proceso de rápido crecimiento que desborda sus límites de Río, Cerro y Cañada. Éstos dejan de ser “límites de Ciudad” para constituirse en “Bordes de Centro”, definiendo por primera vez una periferia preferentemente residencial, y un centro de creciente densidad y complejidad funcional.

 

Su núcleo concentra, cada vez más intensamente, los poderes administrativos, políticos, culturales y de transporte. Con la construcción de importantes nodos complementarios: Biblioteca Nacional, Museo de Bellas Artes, Congreso, Estación Mapocho, se amplía su territorio más allá de la Plaza de Armas.

 

Avanzando en el siglo, se crean grandes complejos recreativos en los bordes, los cuales afirman una centralidad para el territorio total de la ciudad, noción que define hasta hoy la naturaleza de la comuna de Santiago. Esta ciudad ilustrada de fines de siglo, cada vez más compleja y socialmente diversa, tenía 250 mil habitantes.

 

La ciudad de siglo XX se caracteriza por un enorme aumento poblacional, el cual, junto con el desarrollo del transporte y la industrialización, acusan un crecimiento sin precedentes en la ciudad de Santiago. En este siglo, la ciudad salta los límites creados por el ferrocarril y los grandes parques, pero sin integrarlos como elementos mediadores, marcando así una discontinuidad entre la nueva periferia y la ciudad del siglo XIX.

 

La comuna de Santiago y esta nueva periferia constituyen aún una unidad, que refuerza el rol central de la comuna y del centro: se vive en la periferia, pero se trabaja, se toman decisiones, se negocia, se estudia, se compra y se recrea en el centro.

 

En el núcleo central se multiplica la actividad comercial, de negocios, de servicios y de equipamiento para servir a la creciente población. Las vías de transporte que conectan la comuna y periferia se desarrollan como corredores comerciales y de servicios que definen el carácter mixto de sus barrios.

 

En las últimas décadas se afirma, además, un proceso de progresiva estratificación: un “centro” de máxima concentración de actividad, en contraposición al proceso de deterioro de barrios que asumen, paulatinamente, usos de soporte y servicios a las actividades del centro mismo.